Els Estrets-Raco de rata

EIs Estrets- Racó de La Rata, se sitúa sobre el espolón sur-oriental del Tossal d’en Bosch, un contrafuerte montañoso que rodea en su sector occidental el Pla de Vilafamés, a la salida del barranco de Els Estrets. 

Foto Vilafames.org

El poblado tiene una superficie de 0,3 ha y presenta una muralla que rodea todo su perímetro reforzada por torreones de planta cuadrada y circular, así como de elementos dispuestos en gradería para dificultar el acceso.

Las intervenciones arqueológicas que se llevan a cabo desde 1990 han permitido profundizar en el conocimiento de su evolución y ocupación, que se sitúa cronológicamente entre los siglos III-I a.C., dentro del llamado periodo Ibérico Tardío.

Su excelente estado de conservación (por no haberse visto afectado por los trabajos agrícolas) perite apreciar una potente muralla a la que se adosan torres cuadrangulares y circulares, destacando entre éstas últimas la situada en la zona de acceso. En su interior se hallan calles y viviendas con paredes que superan los 2 metros de altura, indicando la existencia de un piso superior; en ellas se han podido documentar distintas áreas de trabajos domésticos (molienda de cereales, almacén, telares, etc.) y restos humanos asociados a ritos de protección de las casas.

Declarado Bien de Interés Cultural, en 1997, en la categoría de Monumento..

Fuente: vilafames.org

¿Cómo llegar?

Salimos de Vilafames por la avenida Fabián Ribes. A la altura de la Plaza Ventorrillo, giramos a la izquierda cogiendo el desvío de La Barona. Seguimos hasta pasar la Cooperativa Agrícola San Isidro. A continuación giramos la rotonda y cogemos la carretera de La Barona.

Pasaremos por encima de un puente (hay un barranco debajo de este). Un poco más adelante y, como punto de referencia, veremos una granja a la derecha de la carretera. Hay que girar por el camino de la izquierda. Enseguida veremos el panel de «Els Estrets-Racó de la Rata». El camino se convierte en uno de tierra.

Más adelante, a mano izquierda, veremos una casa. Continuamos y dejamos a mano derecha una torre eléctrica. Se recomienda dejar el coche por esta zona porque la pista pasa a ser en pendiente y pedregosa.

Seguimos por la pista (es ancha) que va serpenteando hasta lo alto de la colina. Allí observaremos las ruinas del poblado íbero al igual que las increíbles vistas existentes.

Mas información